El Convento de San Francisco acoge la exposición ‘Beato de Liébana y sus beatos, in itinere’ hasta el 30 de mayo

El Convento de San Francisco acoge la exposición ‘Beato de Liébana y sus beatos, in itinere’ hasta el 30 de mayo

El concejal de Patrimonio Histórico, Rafael Almagro, ha presentado esta mañana la exposición ‘Beato de Liébana y sus beatos, in itinere’, que estará abierta  al público del 8 al 30 de mayo en la Capilla de la Sábana Santa y Reliquias de la Pasión y Muerte de Jesucristo del Convento de San Francisco de Orihuela, en horario de 10:00 a 13:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. “Esta exposición es magnífica y los códices tienen un valor incalculable. Son doce libros de entre los siglos 10 y 13, y creo que ubicarlos en esta sala ha sido una decisión muy acertada”, ha declarado Almagro. El edil estuvo acompañado por Pilar Gómez, directora del Centro de Estudios Lebaniegos del Gobierno de Cantabria.

Los códices son copias que se fueron realizando del original, que no prevalece completo, y muestran diferentes representaciones del Evangelio. Esta colección es itinerante y Orihuela es la primera parada de la exposición. “Para mí es un orgullo, y una gran ilusión, que esta exposición comience en Orihuela. El patrimonio histórico y religioso de la ciudad es increíble, y esta relación entre el municipio y Cantabria creo que es y será enriquecedora para todos”, ha indicado Gómez.

La inauguración oficial tendrá lugar en la capilla de San Francisco a las 20:30 horas de hoy, 8 de mayo, y comenzará con una conferencia de Pilar Gómez en relación a la exposición, que ayudará a los asistentes a comprender mejor el valor de los códices. La sala en la que están los libros pertenece a la Venerable Orden Tercera y Almagro ha querido agradecerles en nombre del Ayuntamiento la cesión de la misma.

Beato de Liébana y la historia de los códices

Beato de Liébana era un abad que vivió en el Monasterio de San Martín de Turieno, (hoy Santo Toribio de Liébana), Cantabria, en el norte de España, en el siglo VIII. Era teólogo, erudito y gran defensor de la Cristiandad. Transformó su monasterio, en un centro de intensa influencia espiritual. Era un enemigo de la herejía, en este caso la representaba el arzobispo primado y cosmopolita, Elipando de Toledo.

Escribió en la segunda mitad del siglo VIII, el Comentario al Apocalipsis, un códice que fue considerado referente religioso y, también, libro político de la época, y el Himno a Santiago Apóstol “O Dei verbvm” estableciendo así el patronazgo de Santiago en España y simiente de su culto, deviniendo en posterior peregrinación. Sus comentarios fueron muy valiosos ya que ofrecían un resumen de los textos más importantes de los Padres o Doctores de la Iglesia (Beato nos da los nombres de los nueve autores que utiliza: Jerónimo, Agustín, Ambrosio, Fulgencio, Gregorio, Ticonio, Ireneo, Apringio e Isidoro).

Este libro o códice que contenía el Comentario al Apocalipsis de San Juan, y fue copiado innumerables veces durante más de 500 años en los scriptoria de monasterios del Norte de la Península y parte de Europa, pasó a llamarse y todavía hoy se llama beato, por ser un género nuevo, en honor a su autor y así para diferenciarlos de otros códices como biblias, salmos, evangelios y demás, ya existentes.

Medios

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba