CAMBIEMOS ORIHUELA: UNA NECESIDAD

CAMBIEMOS ORIHUELA: UNA NECESIDAD

En estos tiempos en los que la democracia se ha reducido a un mero proceso consultivo en el que cada cuatro años se nos pide que elijamos al partido que tendrá carta blanca para gobernar, somos cada vez más los ciudadanos que reclamamos un mayor grado de participación. Ciudadanos que estamos hartos de que no sólo no se cumpla lo prometido, sino que se haga lo contrario, de que utilicen nuestros votos hasta incluso, y sin vergüenza alguna, como un salvoconducto para la impunidad.

Los dos principales partidos del espectro político no tienen ningún escrúpulo en hablar de barones, de nombramientos de candidatos a dedo, de llevar en sus listas a políticos con dudosos comportamientos éticos, de manipular los medios de comunicación públicos a su alcance, de financiarse con la extorsión a los empresarios, de no pagar impuestos, y un largo etcétera. Como decía, cada vez somos más los ciudadanos que estamos hartos de esta clase política. Y nos estamos organizando para construir una democracia basada en la participación y en el respeto a las minorías y a los desfavorecidos.

Permítame el lector ilustrar esto último. Una vez ocurrió que tres paisanos debían realizar un largo trayecto para el que disponían de un burro que podía cargar con dos personas. Dos de ellos se pusieron de acuerdo y decidieron, con la democracia que les da su mayoría, que serían ellos los que irían siempre encima del burro. Después de un largo camino, agotado y casi extenuado por el esfuerzo de ir caminando, el tercer paisano solicitó a los que iban en burro una revisión de los privilegios. Los de arriba sólo respondieron con descalificaciones tachándolo de radical y antidemócrata y, por supuesto, continuaron encima del animal.

Una democracia que no respete a las minorías, que no tenga en cuenta a los desfavorecidos, que no dé voz a la gente es el mejor caldo de cultivo para el terrorismo. No es de extrañar que el caminante la emprendiera a pedradas con los que iban encima del burro.

Algunos medios de comunicación, deficitarios económicamente en su mayoría, se ponen al servicio de aquellos que les pueden financiar. Otros, confunden la noticia con la mera propaganda. Y ya el círculo está cerrado. No hay una verdadera democracia si no hay unos medios de información independientes, plurales y ecuánimes que denuncien la injusticia, que descubran la mentira del poderoso, la corrupción y la estafa.

Tras más de 20 años del PP gobernando el Ayuntamiento de Orihuela, sin ningún proyecto de ciudad, y con la responsabilidad de haber dilapidado la costa, y cuando por fin se podía ver la luz del túnel, los intereses personales de algunos propiciaron que el actual equipo de gobierno quedase en minoría, haciéndoles muy difícil la tarea de gobernar. Y además con las arcas vacías. Esa luz del túnel, apagada como digo por los fantasmas, nunca mejor dicho, de algunos miembros de la corporación al menos ha servido para orientar el rumbo, para limpiar (confiemos en que las urnas castiguen a los corruptos), para romper con los favores debidos. Ya están todos pagados y bien pagados.

En Orihuela, Los Verdes e IU han sabido entender el mensaje de los ciudadanos y han puesto toda su maquinaria e infraestructura al servicio de un nutrido grupo de ciudadanos independientes de esta ciudad que están hartos de tanto escándalo, de Plenos vergonzantes y de mediocridad, y que han decidido participar en la vida política, para que se les tenga en cuenta a diario y no cada cuatro años. Por ello hemos constituido una nueva agrupación: Cambiemos Orihuela.

Somos conscientes de que interpretamos el papel del paisano que iba caminando al lado del burro en la alegoría antes mencionada. Sabemos que cuando el PP y el PSOE anuncian un acto de presentación de candidaturas tienen un enjambre de periodistas y de medios informativos que nos lo presentan como noticia y no como un acto electoral. En cambio, nosotros debemos mandar una escueta nota de prensa y esperar a que la Redacción tenga un hueco lejos de la página y media que le dedican al candidato oficial del reino.

Con todo eso, vamos a seguir adelante. Porque nosotros no solo aspiramos a sacar un número determinado de concejales y concejalas, sino que sobre todo aspiramos a cambiar Orihuela. Evidentemente que el cambio será más rápido con mayor representación en las instituciones, pero hemos nacido para empezar a cambiar Orihuela, para aglutinar a todos los hombres y mujeres de Orihuela que quieran ser protagonistas de su destino. Por ello os invito desde aquí a conocernos, a que leáis nuestro programa (www.cambiemosorihuela.org), a que te unas a nosotros. Por último, una anécdota: repartiendo información de Cambiemos Orihuela por la ciudad, una mujer tan joven como maleducada rompió el papel en la cara de la persona que se lo había entregado, ¡y encima lo tiró al suelo! Por eso hace falta que cambiemos.

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba