EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES, LIBERTAD DE EDUCACIÓN

EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES, LIBERTAD DE EDUCACIÓN

Sorprendentemente para muchos, el Consell de la Comunidad Valenciana recortará en el próximo curso el número de aulas en los centros concertados de nuestra región para el próximo curso escolar; afectando a la supresión de determinadas aulas principalmente en centros de nuestra ciudad, Orihuela.

Asistimos de esta manera a un acontecimiento histórico en la Democracia de nuestro país, en cuanto a Educación se refiere. Nuestro Consell cierra e impide la creación de unidades en los centros concertados, a cuya financiación con fondos públicos tiene derecho la Escuela Concertada, olvidándose de algo que siempre llevan en todos sus mensajes, que es la libertad de elección. En este caso, ya no es de su agrado que miles de padres tengan la oportunidad de realizar esa libertad de elección del centro escolar donde quieren que se realice la formación académica y personal de sus hijos, la libertad para educar a sus hijos en unos valores concretos, los cuales constituyen en parte la base de la sociedad europea y en gran medida, la idiosincrasia de nuestro país. 

Sin olvidar que dichos centros realizan además una labor de integración muy presente en barrios tradicionales y singulares, como es el caso de Colegio de Jesús María de San Isidro de Orihuela, que además será el centro que, según las últimas noticias publicadas, más aulas tendrá que suprimir, lo que ocasionará perdidas de recursos,  ya que estos repercutirán como siempre en los más desfavorecidos, los niños. Olvidándose, así, de las personas, pensando únicamente en los números.

Un planteamiento llevado a cabo por el gobierno de los valencianos en el que se ve reducido en más de cincuenta la oferta de unidades a los centros de la concertada, lo que se traduce a unas mil familias afectadas que ven limitado su derecho a elegir la educación que desean para sus hijos. Con esta decisión, de llegar a ejecutarse por Conselleria, se verían afectados otros puestos de trabajo, además de profesores, como son los empleados de limpieza, comedores escolares, servicio de transporte y empresas de suministros a centros.

En materia de Educación, se debería dejar al margen los ideales políticos y respetar, ante todo, el principio constitucional de la libertad de educación y la libertad de elección de los padres.

 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba