Hacer las cosas rápido o hacerlas bien

Hacer las cosas rápido o hacerlas bien

Si han oído hablar esta semana en Orihuela de permutas de inmuebles, de casas que noexisten, de parcelas que no son lo que debieran, de Ayuntamiento y de Iglesia, quizá lesinterese saber qué es realmente lo que ha pasado, lo que algunos hemos dicho y, sobre todo,qué es lo que creemos que ha de hacerse.Hace unos días sabíamos que la Concejalía de Patrimonio del Ayuntamiento de Orihuelaanunciaba un acuerdo con la Iglesia para que esta recibiera dos parcelas para el ColegioSanto Domingo, cuatro viviendas en la subida del seminario, y algo más de 42.000.- €.Todo ello a cambio de que el Ayuntamiento recibiera a cambio la iglesia de San Agustínjunto al  colegio  Jesús-María   de   nuestra   ciudad.   Entre  la  Iglesia   y   el   Ayuntamiento   seintercambiaban así las titularidades de unos inmuebles por valor, en cada caso, de algo másde seiscientos mil euros.Pero hay que saber qué ha pasado aquí para poder tomar determinadas decisiones …El Colegio Diocesano Santo Domingo tiene hoy unos campos de deporte que están sobreunas parcelas que le cedió el Ayuntamiento de Orihuela en 1999 por 75 años para construiraulas de enseñanza universitaria. Es obvio que esas aulas nunca se construyeron, por lo queesas parcelas debían devolverse al Ayuntamiento en cinco años, es decir, en 2004. Y elAyuntamiento, con 9 años de retraso, acordó declarar extinguido el convenio de 1999 yreclamar las parcelas. Actualmente hay un contencioso en marcha, aunque suspendido en sutramitación ante la posibilidad y voluntad de las partes (Ayuntamiento e Iglesia) de llegar aun acuerdo amistoso. Es decir: la Iglesia le debe al ayuntamiento dos parcelas que hoymantiene, por así decirlo, “ocupadas”.El Colegio Oratorio Festivo, ubicado en la subida al seminario, fue demolido y reconstruidoentre 2001 y 2004, y al edificarse el nuevo edificio se construyeron las pistas deportivassobre  varios  inmuebles  adyacentes,  y   entre  ellos,   cuatro   de  propiedad   municipal.  Esoscuatro inmuebles, o viviendas, por tanto, no existen desde 2004, sino que hoy constituyenesas   pistas   deportivas   escolares.   Es   decir:   la   Iglesia   le   debe   al   Ayuntamiento   cuatroinmuebles que hoy tiene, también por así decirlo, “ocupados”.

¿Qué opinamos en Ciudadanos Orihuela sobre estos temas? Lo primero, que la Iglesia haactuado mal, porque ni cumplió el convenio de 1999 sobre las parcelas de Santo Domingo,ni tampoco respetó la ley en su actuación en el Oratorio Festivo entre 2001 y 2004. Y laconclusión es obvia: a la Iglesia no le puede salir gratis una solución que hoy, en 2019, nopuede ser otra que mantener el actual estado de las cosas, que no es otro que esos terrenossigan siendo pistas deportivas tanto en Santo Domingo como en el Oratorio Festivo. Y paraeso, dado que legalmente el Ayuntamiento no es que tenga derecho, sino que incluso estáobligado a reclamar y recuperar su patrimonio, que es de todos, no cabe más que sentarsecon la Iglesia y negociar cómo van a compensar ese patrimonio público municipal usurpadopara regularizar su situación. Y ello debiendo tenerse en cuenta no solo el valor mismo delos terrenos, sino el tiempo transcurrido desde que el Ayuntamiento fue despojado de suspropiedades hasta hoy. Es más: habrá que tenerse en cuenta, si queremos ser realmentejustos,   una   circunstancia   evidente,   que   no   es   otra   que   el   que   los   gobernantes   localescompetentes para conocer y gestionar estos asuntos han pasado muchos años mirando haciaotro lado y dejando hacer hasta haber llegado a la situación actual.Por eso no creemos en Ciudadanos Orihuela que la solución, sin más, pase por una permutade  esas  parcelas  por  el  edificio  de  la  antigua  iglesia  de   San  Agustín.  Ese   edificio,  ensituación semirruinosa, también lo está por culpa y negligencia de su propietario, la Iglesia,y sabemos y asumimos que se trata de un bien patrimonial de relevancia para Orihuela,pero no entendemos por ello que debamos, ni podamos, adquirir la entera responsabilidadde su mantenimiento desde este momento, lo que nos llevaría a una inversión millonariasolo para consolidar al mínimo el edificio, dado su estado actual, cuando Orihuela ya tieneen   lista   de   espera   otro   patrimonio   municipal   que   reclama   desde   hace   años   atenciónurgentísima. Esa actuación debe proyectarse, primero, desde la potestad administrativa depolicía   urbanística   frente   a   quien,   como   propietario,   no   cumple   con   el   deber   demantenimiento de una construcción de su propiedad, máxime si es un edificio catalogado yprotegido.   Y   segundo,   mediante   la   conjunción   de   esfuerzos   entre   propiedad   yAdministraciones Públicas, y aquí no solo hablamos de la local, del Ayuntamiento, sinotambién,   y   principalmente,   de   la   autonómica,   de   la   Generalitat   Valenciana,   dadas   lascompetencias que  ostenta  el gobierno valenciano  en la materia   en cuanto a   patrimoniohistórico. De hecho, ese es el sentido de un acuerdo aprobado en mayo de 2018 en el Plenooriolano: implicar a tres bandas a Iglesia, Ayuntamiento y Generalitat en la solución para laiglesia de San Agustín.La   permuta   que   nos   planteaba   la   Concejalía   de   Patrimonio,   entendemos   por   ello,   esempezar la casa por el tejado, por que las tres circunstancias que se atan aquí (parcelas deSanto Domingo, solares del Oratorio Festivo e iglesia de san Agustín) son diversas y sehallan en momentos diferentes, porque el tema de Santo Domingo está pendiente solo deejecutarse una reversión o, en su caso, de una decisión judicial sobre la misma; el caso delOratorio Festivo está por iniciarse administrativamente, porque ni siquiera consta que hayaun documento municipal donde aparezca nada sobre lo que allí ha pasado; y el tema de sanAgustín tiene un actor interviniente más allá de la Iglesia y el Ayuntamiento, como se hadicho. Esto hace que creamos que no se deban sumar peras y manzanas, a riesgo de obtenerresultados aparentemente, solo aparentemente, correctos que pueden resultar falsos. 

Por eso, para Ciudadanos Orihuela la solución pasa por consensos sociales y políticos quehoy no se dan. Y no se dan por la falta de información de que se ha dispuesto hasta ahora.Porque solo con información, con toda la información, puede uno sentarse a una mesa anegociar   una   solución   con   quien,   no   lo   olvidemos,   ha   incumplido,   por   mucho   que   lehayamos dejado incumplir, y esto también habrá de tenerse en cuenta. Por todo ello, no es cuestión de si modificamos un presupuesto para buscar cuarenta y dosmil euros  que  nos faltan   en  una cuenta  que no  sabemos  de dónde  sale y  si  está  biencalculada. Se trata de analizar lo que ha pasado y decidir en consecuencia qué tiene quepasar. Sin batiburrillos ni arreglos de última hora. Nunca nos ha ido bien hacer mal lascosas. Hagámoslas bien de una vez. 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba