LA MEMORIA DE LA CULPA

Es de sobra conocido que para el PP eso de la memoria, hasta la histórica, parece que molesta, que incomoda. Forma parte de su estrategia de huida hacia adelante en especial aquí en la Comunitat y en particular en Orihuela y para la pedanía de La Murada.

Pero la memoria es experiencia, y la experiencia es ese conocimiento que nos sirve para no cometer actos que generan sentimientos de culpabilidad. 

Con la actual realidad política, dejar atrás la memoria le sirve al Partido Popular valenciano y al de Orihuela para enviar su gestión y sus responsabilidades a beneficio de inventario, de tal manera que ahora, tras 20 años de gobierno popular y sólo cuatro meses del nuevo Consell, pueden derivar su acción política hacia la exigencia de responsabilidad a la Generalitat gobernada por el PSPV y Compromís. Sin rubor, sin ambages.

Hace pocos días el concejal de Medio Ambiente de Orihuela (PP) se atrevió decir públicamente que iba a instar al Juzgado para que exigiera al Consell a que retirara los lixiviados que ha provocado la basura enterrada en La Murada. 

Podría haber empezado por preguntarle a sus compañeros, compañeras y excompañero/as de partido, a los que están imputados y a los que no están, la verdad, aunque me temo que la conoce de sobra. ¿Dónde estaría él cuando el PP nos metió en el “lío” de la basura tanto a nivel local como comarcal? ¿Le suena la trama Brugal?

Me asaltan muchas más preguntas. ¿Y qué hizo el PP de la Comunitat y el PP de Orihuela cuando negaban una y otra vez que existiera un vertedero en La Murada cuando allí se llevaban las basuras de varios municipios? ¿Qué hizo la ahora jefa de la oposición y entonces consellera del ramo Isabel Bonig cuando se le comunicó que existía un verdadero “cáncer” medioambiental en La Murada con un vertedero no controlado ambientalmente por ninguno de sus gobiernos ni predecesores? ¿Por qué el PP de Orihuela no sigue adelante con los expedientes sancionadores abiertos a Proambiente para hacer efectivo el principio de que “quien contamina paga”? pero sobre todo ¿por qué el concejal de medio ambiente de Orihuela no exige al Juzgado que persiga a los responsables de este verdadero desastre, que no son otros que los entonces gobernantes del Partido Popular?. 

Quizás es por falta de memoria, porque ya no recuerda quienes han permitido que la corrupción campara a sus anchas, y su nefasta gestión nos haya traído hasta aqui.

Existe un principio de derecho que establece que “quien contamina, paga”. Y así debe ser. Las corruptelas del PP asumiendo por acción u omisión su responsabilidad penal, y quienes han perpetrado esta barbaridad medioambiental restaurando la legalidad. Salvo que el PP intente proteger intereses inconfesables, exigiéndole al Consell ahora que asuma las consecuencias de actos presuntamente delictivos, no hace mas que confirmar que ha sido el propio PP quien los pueda haber cometido.

 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba