¡MUNICIPALICEMOS LOS CHIRINGUITOS!

¡MUNICIPALICEMOS LOS CHIRINGUITOS!

Ya comprendo que el gobierno de Los Verdes y PSOE no va a estar por la labor de aceptar un consejo de alguien de la oposición, pero se lo hago llegar para que se lo piensen, que el que avisa no es traidor y va de buena fe.

Monserrate Guillén y Víctor Ruiz tienen entre manos lo que viene siendo todo un “marrón”, y es que se han empeñado en montar un expediente “ejemplar”, según el segundo, para adjudicar los servicios de chiringuitos en la costa “sí o sí”, según el primero, a determinada empresa. Y ahora ha resultado que ese expediente no es tan ejemplar y posiblemente se quede en un no o no a la hora de resolverlo.

Pero lo peor de todo es que desde el gobierno han ido de mentira en excusa y viceversa para tratar de justificar lo que ya, a fecha de hoy, y sin necesidad de que el tema avance mucho más, es carne de fiscalía anticorrupción, y es que tenemos todos los ingredientes para el escándalo: un contrato que se acaba adjudicando en 2006 por más de 500.000.- € se licita ahora por 351.000.- €, con un requisito que, curiosamente, sólo cumple una empresa de las que licitan, con lo que el resto queda eliminado de plano, sin estudiar sus ofertas económicas, que, según se ha publicado ya, en algún caso eran sustancialmente superiores, y, para más inri, se pretende admitir que la única licitadora ya, adjudicataria anterior, no cumpla debidamente con una deuda frente a este Ayuntamiento de aproximadamente un millón de euros, aunque ahora se nos dice que le están reclamando la deuda desde Octubre de 2013, aunque era conocida desde Febrero de ese mismo año, sin que esa deuda haya sido obstáculo para tramitar en 2014 la adjudicación y haberla resuelto casi si nadie se llega a dar cuenta. Como diría un fiscal que conozco bien: demasiado hecho causal para no terminar en causa penal.

Pero la solución la tienen delante, y lo que pasa es que este gobierno no se ha dado cuenta aún. Lo que tienen que hacer es municipalizar los chiringuitos. Claro, hombre. Si es evidente que el servicio hay que prestarlo sí o sí, porque nos jugamos el prestigio de la calidad turística de nuestras playas, para no correr riesgos de sospechas y otras cosas raras en los Juzgados y Fiscalías, que vaya usted a saber dónde termina todo eso, lo que hay que hacer es municipalizar pero ya, declarar el sistema de gestión de estos servicios como de prestación directa por el Ayuntamiento y así matamos dos pájaros de un tiro: cumplimos con un principio ideológico irrenunciable de verdes y socialistas de que lo municipalizado es mejor, y proveemos de ingresos al Ayuntamiento, porque lo que se saque de la explotación de los chiringuitos lo cobran las arcas municipales, no una empresa privada, que ya saben ustedes que aquí todo lo privado es cosa del demonio y huele a azufre.

Así es que este verano el alcalde y sus ocho concejales de gobierno, más los dos no adscritos, éstos sólo si quieren, a repartirse turnos en la costa para poner cañas, salpicón, mojitos y frigodedos al ciudadano turista, y como ya tienen todos sueldos asignados, eso sí, que se repartan el bote al final del día en proporción a las gambas a la plancha servidas.

No me digan que no sería un ejemplo de gestión pública, en esa línea ideológica municipalizadora total de la que tanto han hecho gala, para ser imitada en toda la costa española: “¡alcalde, tres cañas, un bitter kas y cuatro marineras!”.

Y ya puestos, municipalicemos también el servicio de socorrismo en las playas, que parece que se nos ha quedado algo cojo últimamente con la espantada de la adjudicataria anterior, aceptada por la concejala Scheurer. Si hay que proteger nuestras banderas azules, pues bañadores rojos para todos, torpedos flotadores y unas tandas de abdominales previas para dar buena imagen como los Concejales de la Playa. Y para que nadie dude de la eficacia económica de este gobierno municipalizador, al usuario que se le ocurra ahogarse, tasa con él.

 

Y luego dirán que no aportamos desde la oposición ..., pues para no tener que decirles estas cosas, que no se metan en estos líos, que luego nos da por pensar mal.

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba