La Policía Nacional desarticula un grupo criminal especializado en el robo y despiece de motocicletas de gran cilindradas

La Policía Nacional desarticula un grupo criminal especializado en el robo y despiece de motocicletas de gran cilindradas

La Policía Nacional ha desarticulado en Alicante un grupo criminal de origen polaco que se dedicaba a la sustracción y despiece de motocicletas de gran cilindrada. Los arrestados tenían gran movilidad por toda la provincia de Alicante y sustraían las motocicletas del interior de los garajes para trasladarlas a bordo de furgonetas hasta una vivienda. Allí eran despiezadas y empaquetadas para ser remitidas a Polonia donde volvían a ser montadas y vendidas en el mercados negro.

La investigación tuvo su inicio durante la madrugada del día 30 de noviembre a través de una llamada a la Sala Operativa del 091 de la Policía Nacional de Alicante. Un ciudadano alertaba a los agentes del robo de una motocicleta que se estaba cometiendo en ese mismo instante en un garaje comunitario.

De inmediato, agentes de seguridad ciudadana establecieron un operativo policial y lograron in situ la detención de uno de los autores. Los policías comprobaron que los presuntos autores habían fracturado los candados con ayuda de una cizalla industrial y habían movido ya una motocicleta para sustraerla. En el lugar los agentes intervinieron  dos walkie-talkies , un dispositivo electrónico para rastrear frecuencias y una furgoneta de alquiler con la que los autores pretendían trasladar las motocicletas sustraídas.

Tras analizar diversa documentación hallada en el lugar, los agentes lograron ubicar el centro de operaciones del entramado en una vivienda situada en la localidad de la Zenia (Orihuela Costa). Este inmueble se encontraba alquilado por un período de un mes, periodo que coincidía plenamente con una oleada de robos de motocicletas que se habían producido en las mismas fechas. 

Sustraían las motocicletas de garajes comunitarios, las despiezaban y las mandaban a Polonia para venderlas allí

El modus operandi era el siguiente. En horario de madrugada, los arrestados utilizaban llaves magnéticas para acceder a los garajes comunitarios, donde fracturaban los candados de las motocicletas con la ayuda de una cizaña industrial y las introducían en una furgoneta gracias a una plataforma de madera con ruedas. La furgoneta siempre era de alquiler y preparada en su interior con sujeciones para el transporte de las motocicletas.

Seguidamente eran trasladadas hasta un domicilio, alquilado durante períodos mensuales, que les servía como centro de operaciones. Allí despiezaban con tecnología mecánica específica las motocicletas y manipulaban los elementos de identificación al objeto de evitar su reconocimiento y recuperación. Tras ser embaladas y darles salida a través de una empresa de paquetería hasta Polonia, volvían a ser montadas y vendidas en el mercado negro.

Días después de la primera detención, los agentes arrestaron a otro de los responsables de este entramado por un delito de robo con fuerza, robo de vehículo, falsedad documental, daños y pertenencia a grupo criminal.

En el registro practicado, los agentes hallaron en el patio de la vivienda dos palets llenos de paquetes embalados que contenían todas las piezas de una motocicleta de gran cilindrada, así como múltiples piezas de otras motocicletas que figuraban todas ellas sustraídas, los cuales estaban preparados para ser enviados a través de mensajería urgente a Polonia.

Del mismo modo, y a través de la cooperación policial de Europol, los agentes hallaron en Alemania un envío de tres paquetes con una motocicleta desguazada en cada uno de ellos, por lo que hasta el momento se han recuperado cuatro motocicletas completas y múltiples piezas de otras tantas.

Los dos detenidos, de origen polaco de 40 y 44 años, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial que decretó el ingreso inmediato en prisión de uno de ellos.

 

Medios

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba